Solarcoquimbo

Nuestro país  es el tercer mercado emergente en energía limpia después de China y Brasil.

El acuerdo sobre el clima que se firmó este fin de semana en París podría impulsar a Chile, ya un país que se destaca en materia de energía limpia, a alcanzar sus metas renovables antes de lo programado, según el ministro de Energía Máximo Pacheco.

El pacto de París, que compromete a 195 países a reducir la contaminación para poder detener el peligroso cambio climático, responsabiliza a los gobiernos de garantizar que se cumplan las metas, aumentando así la responsabilidad política, dijo Pacheco en una entrevista desde Santiago a su regreso de París.

Tras años de rechazo a los proyectos carboníferos e hidroeléctricos y de que una prolongada sequía hizo que se disparara el precio de la energía, Chile apostó por energías renovables. Ahora es el tercer mercado emergente por inversión en energía limpia después de China y Brasil, de acuerdo al ránking Climatescope de Bloomberg New Energy Finance.

El gobierno quiere que las fuentes renovables, excluyendo las grandes plantas hidroeléctricas, representen el 20% del sistema en 2025, por arriba del 13% de 2014. Incluyendo las grandes plantas hidroeléctricas, la meta es de 60% en 2035 y de 70% en 2050. Chile también se comprometió a reducir las emisiones en un 30% para 2030. El acuerdo de París obligará a Chile a realizar “un cambio institucional” en el control de sus obligaciones, lo que podría contribuir a acelerar los plazos, agregó Pacheco. “No descarto que los períodos que hemos establecido para 2025 en energía renovable no convencional y para 2035 y 2050 en energía renovable puedan ser revisados conforme se implemente y se haga realidad este acuerdo”, señaló.

El acuerdo sobre el clima, en el que participó Pacheco, exige que se haga una revisión de promesas cada vez más estrictas cada cinco años. Se trata del acuerdo mundial sobre el clima más significativo que jamás se haya firmado, ya que supera en alcance y ambiciones al Protocolo de Kioto de 1997.

En Chile, se están construyendo 51 plantas de energía, que representan 4.031 megawatts u US$11.200 millones, por encima de 28 proyectos con una inversión total de US$5.900 millones a marzo de 2014, muestran los datos del ministerio. El 66% de las plantas que actualmente están en construcción se definen de manera amplia como renovables y el 45%  son proyectos limpios no convencionales.

Chile surge como líder latinoamericano en materia de energía solar, según el ránking Climatescope dado a conocer el mes pasado, primero con proyectos comerciales que venden energía en el mercado de contado y últimamente organizando licitaciones. Desarrolladores como la española Acciona SA aprovechan uno de los lugares más soleados de la Tierra para suministrar energía a la industria del cobre.