Hidroelectricarapel

Máximo Pacheco afirmó que esperaba que hacia el fin del Gobierno entraran 9.000 MW adicionales, y que un 45% de esa energía fuese renovable.

Chile puede bajar sus costos de energía incorporando más centrales solares y eólicas, aseguró ayer el ministro de Energía, Máximo Pacheco, en un seminario realizado por el Centro de Estudios Públicos (CEP). En la ocasión subrayó que lo más seguro es que se supere la meta del 20/25 (alcanzar un 20% de la generación mediante Energías Renovables No Convencionales, ERNC, el año 2025), y que es perfectamente probable llegar al 25/25. Incluso propuso un 30/30.

Pacheco destacó que el año pasado el 50% de la nueva capacidad instalada a nivel mundial correspondió a ERNC, y agregó que esperaba que hacia el fin del Gobierno entraran 9.000 MW adicionales, y que un 45% de esa energía fuese renovable. Indicó que como ministerio están abocados a dar mayor flexibilidad a la gestión operacional de los sistemas eléctricos y de las unidades de generación. Sin embargo, las críticas no se hicieron esperar entre los asistentes presentes en el seminario.

Juan Carlos Olmedo, director del CDEC SIC, dijo que si bien “las fuentes renovables, como la energía solar y eólica, sin duda realizarán un valioso aporte en la matriz, no resolverán el problema energético a largo plazo si no se acompañan de componentes eficientes o costo-efectivos para acompañar su variabilidad”. Agregó que la implementación de la política energética en el país impone desafíos como incentivar el desarrollo de centrales de embalse, poner terminales de GNL con mayor capacidad de almacenamiento y desarrollar nuevas tecnologías térmicas más flexibles, entre otros.

Enzo Sauma, de la Universidad Católica, destacó el ingreso de las renovables, admitiendo que estas fuentes “no son una moda, sino que llegaron para quedarse”. Aunque destacó que es necesaria una mayor flexibilidad, y comentó que una manera de proveerla es con el desarrollo de centrales térmicas que puedan operar a un “mínimo técnico” cuando las renovables están inyectando. En la industria es sabido que las centrales convencionales térmicas no pueden salir y entrar del sistema en consonancia con la intermitencia de las ERNC, lo que las obliga a operar en algunas temporadas en mínimos técnicos que conllevan altos costos.

Pese a lo expuesto por el ministro sobre la importante reducción de costos que han tenido las ERNC en el tiempo, Sauma manifestó que estas fuentes “pueden bajar los costos de desarrollo, pero pueden aumentar los costos del sistema por proveer esta flexibilidad que no es gratis”.

Impasse con Larraín Matte

 Bernardo Larraín Matte, presidente de Colbún, manifestó que si bien el ingreso de las ERNC ha sido exitoso, no le parecía celebrar este avance, haciendo eco de las críticas que en la industria se hacía en el pasado por su alto costo. Haber invertido en estas fuentes en ese momento habría tenido un alto costo para el país, afirmó.

Larraín recalcó que el avance posterior de las ERNC demuestra que las barreras de entrada existentes en el sector eléctrico son “un mito”. En cuanto a los logros que en este campo planteó Pacheco a los asistentes por el considerable número de iniciativas en construcción, el empresario dijo que si bien es innegable la penetración de estas fuentes, también son “aparentemente” necesarias otras que ayuden a cubrir la intermitencia propia de las renovables no convencionales. “Más que mirar el stock de hoy respecto de hace dos años, hay que ver qué decisiones se están tomando hoy respecto de esos proyectos que van a entrar en los próximos siete años”, dijo.

Por último, señaló que le parece relevante discutir la necesidad de que tanto el coordinador como la Comisión Nacional de Energía (CNE) sean organismos autónomos en su institucionalidad, “porque eso va a permitir una CNE más técnica”. Respecto de esto último, Pacheco dijo que le parecía una “falta de respeto, porque la CNE es un organismo extraordinariamente técnico, y de personal muy calificado”. A lo anterior, Larraín respondió: “No me parece responder a un comentario, diciendo que “me parece una falta de respeto”.

El ministro también recordó que la reticencia de la industria a las ERNC en un principio no “era solamente para que no las hiciéramos con subsidio, sino que porque se decía que no eran confiables”.

12 de mayo de 2016