Lahoradelplaneta

Cientos de millones de personas se unirán el próximo sábado 28 de marzo en las 24 zonas horarias del mundo uniendo a una comunidad global conectada por acciones climáticas individuales.

La Hora del Planeta de WWF (World Wide Fund of Nature) enfrenta su reto más grande este año: fortalecer el enfoque en torno al mayor desafío ambiental: el cambio climático.

La iniciativa que cumple nueve años, es una acción promovida por WWF, organización mundial de conservación que busca la participación de empresas y personas para apagar sus luces no esenciales y los aparatos eléctricos prescindibles durante una hora como señal de compromiso y preocupación ante las consecuencias del cambio climático.

La Hora del Planeta se ha convertido en el movimiento de acciones voluntarias por el medio ambiente más grande del mundo. Las cifras de la campaña del 2014 indican que cientos de millones de personas en más de 7 mil ciudades y 162 países y territorios fueron parte de La Hora del Planeta.

Este 2015 La Hora del Planeta, se desarrollará en todo el mundo, el próximo sábado 28 de marzo a las 20:30 (hora local) abarcará los seis continentes y las 24 zonas horarias del mundo uniendo a una comunidad global conectada por acciones climáticas individuales. Los monumentos más famosos del mundo apagarán sus luces, una vez más, sumándose al centro de los esfuerzos globales de la gente, apoyando las energías renovables, la legislación amigable con el clima, la educación y las prácticas de negocios responsables con el ambiente.

La consigna en Chile es “Muévete por el planeta. Usa tu poder”, invitando a todos a ser parte de la campaña mundial más grande de la historia.

Sudhanshu Sarronwala, director de Comunicación y Marketing de WWF Internacional, dijo que “La Hora del Planeta es la manifestación colectiva más duradera del mundo con un enfoque en el clima. Puede que las luces se apaguen por una hora, pero las acciones de millones de personas este año inspirarán las soluciones requeridas para enfrentar al cambio climático”.

En 2014, las personas que contribuyeron con La Hora del Planeta recaudaron fondos para plantar millones de árboles, promover el uso de estufas energéticamente eficientes y reducir la huella de carbón de miles de escuelas. “El cambio climático no conoce límites y las multitudes tampoco. El movimiento climático de WWF es potenciado por la gente, tiene un alcance masivo y persigue una meta urgente al exigir acciones climáticas”, agregó Sarronwala.