Tendido Electrico

Las bases del proceso piden boletas de garantía de cinco años para los proyectos nuevos.

Gran expectativa ha generado en el sector eléctrico la licitación de suministro para clientes regulados (hogares y pymes) que parte el 27 de este mes, principalmente porque la gran cantidad de energía a subastar (cerca de 12.500 GWh para 2021-2041) ha provocado que varios actores anticipen un resultado competitivo y un récord en número de oferentes, cantidad de nuevos proyectos y bajos precios.

Sin embargo, estos objetivos podrían verse afectados, comentan fuentes de la industria. ¿La razón? Un punto contenido en las bases de la licitación podría frenar la participación de nuevos proyectos, en específico aquellos que aún no están en etapa de construcción. Según lo dispuesto en las bases, las compañías interesadas en participar con un nuevo proyecto, deberán entregar boletas de garantía con “una vigencia igual o superior a la fecha de inicio del suministro del bloque ofertado”. Para estos casos, y cuando se trate de una oferta condicionada, dice el documento, “deberá tener una vigencia igual o superior al 1 de enero de 2022”.

En concreto, esto implica que las empresas deberán acompañar una boleta de cinco años o más por cada proyecto nuevo que presenten y que no haya iniciado su construcción, aseguran las mismas fuentes.

El problema es que varias empresas han acudido al sistema bancario para solicitar estas boletas, pero los bancos les han respondido que no las entregan por períodos tan extensos y que el máximo alcanza los 18 meses. En vista de ello, les han ofrecido extender boletas por un año o 18 meses e ir renovándoselas hasta cumplir los cinco años.

En este escenario, las compañías que podrían verse afectadas esperan dos opciones: por un lado, que la Comisión Nacional de Energía (CNE), entidad que lidera el proceso, acepte de todas formas boletas de garantía de hasta 18 meses, que puedan ser renovadas. La otra alternativa es que el organismo modifique las bases.

A esto se suma otra complejidad: cualquier modificación a las bases se puede realizar hasta el lunes 11 de julio, porque las firmas están esperanzadas en que la CNE anuncie ese día un cambio en esta materia, pues, acotan, han hecho llegar sus preocupaciones.

Los principales afectados por este artículo serían las empresas ligadas a las Energías Renovables No Convencionales (ERNC), además de las compañías que buscan entrar al mercado como Enap, y su joint venture con Mitsui, y la española Gas Natural Fenosa, entre otras.

Consultados sobre el tema, desde la CNE optaron por no dar declaraciones.

11 de julio de 2016