Plantasolar

Un total de siete centrales de generación eléctrica a partir de energía solar se proyectan en la Provincia de Ñuble, según datos proporcionados por la Secretaría Regional de Energía y el Servicio de Evaluación Ambiental.

En términos generales, cada una de estas centrales tendrá una potencia instalada de generación de 3 MW cuya producción será inyectada al Sistema Interconectado Central, con una inversión aproximada de 3 millones de dólares cada una, vale decir, actualmente los proyectos en carpeta suman una inversión de 21 millones de dólares.

Se trata de parques fotovoltaicos que se proyecta construir en las comunas de Bulnes, San Carlos, Ninhue, Ñiquén y Chillán Viejo, cuyas empresas han tramitado sus respectivos permisos ambientales a través de cartas de pertinencia, un mecanismo abreviado que consiste en una consulta al Servicio de Evaluación Ambiental para determinar la pertinencia de presentar una declaración o estudio de impacto ambiental.

La seremi de Energía, Carola Venegas, precisó que por las características de estos tres proyectos, es decir, por no superar los 3 MW de potencia, no están obligados a ingresar al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental, sin perjuicio de cumplir con todas las exigencias y normativas aplicables a este tipo de iniciativas, como los permisos municipales, ambientales y sectoriales respectivos.

La empresa chilena oEnergy Asesorías y Proyectos de Gestión SpA ha presentado las consultas de pertinencia para seis proyectos: Las Loicas y Las Tórtolas, en San Carlos; El Cernícalo, en Ninhue; Las Cachañas, en Chillán Viejo; Las Palomas, en Bulnes; y El Chincol, en Ñiquén. Estos dos últimos aún se encuentran en evaluación ambiental. A éstas se suman la Central Solar Bulnes, en la homónima comuna, de la firma chilena Imelsa Ingeniería Eléctrica S.A. (Carlos Álvarez Stubing).

Y pese a que cinco de las siete centrales proyectadas ya cuentan con aprobación, ninguna de éstas se encuentra en construcción.

¿La razón? Según el gerente general de oEnergy, Ricardo Sylvester, aún están en conversaciones con los inversionistas, pero adelantó que esperan cerrar pronto las negociaciones.

Los proyectos

Según se indica en sus respectivas presentaciones, los parques fotovoltaicos se emplazan en áreas rurales, aunque a muy poca distancia de las zonas urbanas.

En promedio, utilizarán terrenos de 10 hectáreas.

En el caso de Las Tórtolas, se emplazará en un predio de 18 hectáreas, pero la superficie de intervención será de 7,29 hectáreas, a unos 2,5 kilómetros al sur de San Carlos, por la Ruta N-339.

Las Loicas, en tanto, que también se emplazará en San Carlos, tiene básicamente las mismas características que Las Tórtolas, solo que éste tendrá una potencia de generación de 2,995 MW, y se emplazará en un terreno de 12,18 hectáreas, el cual está ubicado 11 kilómetros al sur de San Carlos, por un camino vecinal al costado de la Ruta 5 Sur.

Las Cachañas, con una potencia de 3 MW, estará ubicado en el sector de Quilmo-Llollinco, en Chillán Viejo.

El Cernícalo, que también tendrá 3 MW de potencia, se emplazará en Ninhue.

Las Palomas, cuya consulta de pertinencia se presentó el 24 de mayo de 2016, aún se encuentra en etapa de evaluación. Tendrá una potencia de 3 MW y se emplazará en un terreno arrendado por oEnergy SpA con una superficie de intervención de 10 hectáreas, al Norte de Tres Esquinas, aproximadamente a 7,5 kilómetros al Sur-Este de Bulnes, por la Ruta N-69.

El Chincol es el más reciente de todos. Su carta de pertinencia ingresó a tramitación el 2 de agosto pasado. Se pretende construir en la comuna de Ñiquén, específicamente en la parcela Nº 11, en la Ruta N-240-M, al Este de San Gregorio.

Finalmente, la Central Solar Bulnes, que según consta en la carta de pertinencia presentada al Servicio de Evaluación Ambiental, tendrá una potencia instalada de generación de 3 MW.

La central operará un total de 11.764 paneles y se conectará por medio de una línea de 23 kV, a una línea existente de 66kV, la cual conducirá a la energía a la subestación Tres Esquinas, posibilitando la interconexión al Sistema Interconectado Central. La línea de 23 kv será construida como parte de este proyecto y tendrá una longitud aproximada de 800 metros.

El proyecto se emplazará en un predio de 13,3 hectáreas en la comuna de Bulnes, y la superficie intervenida por el proyecto será de 5,5 hectáreas.

Proyecciones en Ñuble

La seremi de Energía destacó el potencial que existe en la zona para el desarrollo de proyectos fotovoltaicos. “El potencial solar nosotros lo tenemos, basta con señalar que la radiación solar en Alemania, un país con un gran desarrollo de esta fuente energética, es equivalente a la que existe en la Región de Los Lagos, por lo tanto, todas las zonas ubicadas al norte cuentan con mayor potencial que dicho país”.

Coincidió con Venegas el gerente de oEnergy, quien expuso que las proyecciones para la zona son grandes, y que el los costos de la tecnología siempre van a la baja en el largo plazo, lo que abre más oportunidades para su desarrollo.

“Nuestra cartera de proyectos está enmarcado en el área geográfica comprendida entre la Región Metropolitana y la Región del Bío Bío, y si bien es cierto que existe una menor radiación, el tema precio de la energía es sin duda una ventaja”, añadió Sylvester

Por su parte, Rodrigo Torres, consultor independiente en proyectos energéticos y ex seremi del ramo, manifestó que “el recurso solar es gratis y abundante en nuestra zona. Estamos solo comenzando en su utilización con los sistemas térmicos para viviendas, y el próximo paso es masificarlo en toda la economía local. La tecnología solar ha bajado mucho de precio y continuará esta baja, lo que permitirá esta masificación en empresas, agricultura y todos los sectores en nuestra zona, pero enfocada principalmente al autoconsumo y disminución de costo de la energía”.

En ese sentido, precisó que la tecnología ya no se considera cara. “En los últimos 15 años ha bajado casi 10 veces, pues hoy instalar 1 MW cuesta alrededor de 1 millón de dólares, mientras que hace 15 años el valor era de 10 millones de dólares”.

Generación distribuida

Se trata, sin embargo, de proyectos de menor envergadura en comparación con las que se están desarrollando en el norte de Chile.

Según Carola Venegas, “como son las primeras experiencias, son más bien pequeñas, tal como ocurrió con los proyectos eólicos en la región en un principio, y ahora los que se están presentando son más grandes. El que lleguen proyectos pequeños no significa que ésa va a ser siempre la escala, de hecho, antes yo veía muy difícil que se instalaran proyectos fotovoltaicos en la región, por el alto costo de la tecnología”.

En tanto, Ricardo Sylvester  explicó que “nuestra empresa seleccionó parques de 3 MW, dada la facilidad para encontrar 10 hectáreas de terreno en arriendo. Proyectos más grandes requieren mayor superficie, y comienza a ser un problema tramitar los permisos sectoriales de terrenos más grandes, entrando a competir con la agricultura. Eso último no ocurre en el norte de Chile”.

22 de agosto de 2016