Finlandia Arquitetura

La medida responde a un plan del país que aspira a lograr el autoabastecimiento usando energías renovables en lugar de combustibles fósiles.

A la hora de tomar medidas contra el cambio climático, no todos los países muestran el mismo entusiasmo. Al igual que en otras materias de contenido político, destacan los sospechosos habituales: Alemania, Noruega, Islandia y, cómo no, Finlandia. El país nórdico ha anunciado que planea prohibir el uso de carbón para producir energía.

La medida responde a un plan con el que Finlandia quiere lograr el autoabastecimiento usando energías renovables en lugar de combustibles fósiles. Quieren cerrar todas las centrales energéticas que funcionan con carbón para el año 2030. El uso de esta fuente de energía vive un declive continuado en este país, que invirtió 80 millones de euros el pasado febrero en fomentar el uso de energías limpias.

No es el primer país que traza un plan para frenar el calentamiento global. No en vano, la mayoría de los estados occidentales se comprometieron a poner de su parte en la Cumbre del Clima de París, celebrada hace unos meses. Sin embargo, el bajo precio de los combustibles fósiles dificulta la transición hacia la sostenibilidad energética en algunos casos.

Mientras Finlandia planear prohibir el uso de carbón con fines energéticos, Alemania ha logrado autoabastecerse con energías renovables durante varios días, al igual que Portugal. Por su parte España sigue dependiendo del carbón y el petróleo importados para generar electricidad, mientras sigue dando vueltas al denominado “impuesto al sol”.

25 de noviembre de 2016