Esta Normativa Es Uno De Los Hitos Más Importantes De La Agenda De Energía.
Esta normativa es uno de los hitos más importantes de la Agenda de Energía.

Sin embargo, el mencionado estudio recalca que el país deberá resolver las deficiencias en transmisión.

Chile exhibe un gran avance en cuanto a su atractivo para la inversión en energías renovables no convencionales (ERNC). Hoy ocupa el cuarto lugar en un ránking de 40 países, mientras hace cuatro años figuraba solo en el lugar 38.

Así lo indica el último índice realizado por EY (ex Ernst & Young). Chile se encuentra solo detrás de Estados Unidos, China e India, respectivamente.

Eduardo Valente, de EY, explica que el país creció fuerte en este tipo de energías, pero advierte que “el crecimiento de la capacidad de transmisión no ha podido mantenerse con los cambios en la industria”.

El informe destaca los resultados de las últimas licitaciones de suministro eléctrico, las que alcanzaron un precio promedio de US$ 47,5 por MWh, y donde incluso hubo ofertas solares por US$ 29 por MWh. Además, subraya que hay otras tres licitaciones en los próximos dos años.

Con todo, EY asevera que el mercado chileno deberá enfrentar una serie de desafíos si no quiere poner en riesgo la inversión. Lo primordial será arreglar las deficiencias en el sistema de transmisión eléctrica que, en algunas zonas del país, han presionado a la baja los precios de la energía a “niveles insostenibles”, dice.

Valente asegura que el problema es que “sin la capacidad de transmisión adecuada, las plantas no pueden distribuir su energía apropiadamente a las regiones de mayor demanda, lo cual significa que los precios spot en los nodos cercanos a las plantas son, a veces, muy bajos, pero mucho más caros en otros lugares más lejanos. Esto implica que los generadores no pueden conseguir un precio adecuado cuando venden su energía, impactando la rentabilidad y la inversión futura en la industria”. Agrega que el riesgo es que algunos de los mejores lugares para proyectos solares y eólicos están en sectores remotos, por lo que “si Chile quiere seguir haciendo crecer la industria renovable y bajando el uso de combustibles fósiles, es probable que el tema de transmisión siga siendo un desafío. Esto puede cambiar si la tecnología de almacenamiento de energía mejora, pero creemos que esto no va a ser algo competitivo en el corto plazo”.

El estudio indica que “el mayor problema en el sistema de transmisión de Chile es que comprende cuatro redes no conectadas entre sí y varios cuellos de botella internos. La mayor parte de la capacidad solar del país está en el norte del SIC, mientras el 90% de la población y la mayor parte de la industria está en la zona centro y sur, y están separados por un cuello de botella en la transmisión incluso dentro del propio SIC”. Todos estos obstáculos se han visto exacerbados por el fin del boom de los commodities, que ha golpeado al sector minero y la demanda de energía, dice el informe.

EY destaca la promulgación de la nueva Ley de Transmisión, la construcción de la línea entre Cardones y Polpaico, y la interconexión que unirá el SIC y el SING. Sin embargo, advierte que estos proyectos por sí solos no serán suficientes para afrontar los desafíos, y llama a promover la interconexión con Argentina y Perú. “La cuestión para los inversionistas será si el Gobierno chileno podrá moverse tan rápido como se necesita para mejorar las trabas en transmisión”, advierte el estudio.

12 de diciembre de 2016