Eiffage

Será la mayor planta de SunEdison en América Latina y en el primer proyecto fotovoltaico a gran escala situado en las proximidades de Santiago.

Eiffage Energía, a través de su filial chilena, firmó dos contratos con SunEdison por una inversión de US$34 millones (30,5 millones de euros) para la construcción de la planta solar fotovoltaica Quilapilún, que contará con una capacidad instalada de 110 megavatios (MW) y estará situada en la comuna de Colina, en la Región Metropolitana.

Esta planta solar, cuya construcción acaba de comenzar, estará formada por más de 350.000 módulos fotovoltaicos y se convertirá en la mayor planta de SunEdison en América Latina y en el primer proyecto fotovoltaico a gran escala situado en las proximidades de Santiago.

El primero de los contratos firmados es de la obra civil de la planta, por un total de 16 US$millones (14,3 millones de euros). Los trabajos relativos a este primer contrato ya se iniciaron y en estos momentos se están llevando a cabo las obras de vallado, suministro de materiales, topografía y arqueología.

El segundo contrato incluye la ejecución del montaje electromecánico completo de la planta por un valor de US$18 millones (16,15 millones de euros).

Según ha indicado la compañía por medio de un comunicado, se espera que la planta solar Quilapilún genere 242 gigavatios hora (GWh) de electricidad al año, cantidad suficiente para abastecer a 117.000 hogares, a la vez que eliminará la emisión de más de 125.000 toneladas de dióxido de carbono por año, el equivalente a retirar 28.000 automóviles de las carreteras.

La planta estará conectada al SIC (Sistema de Interconexión Central) para poder disponer de la energía limpia en la zona central del país y la interconexión está prevista para el primer trimestre de 2016.

Con anterioridad a estos contratos, SunEdison también adjudicó a Eiffage Energía Chile la ingeniería de detalle de la subestación Quilapilún.