Energialimpia

En su participación en el EFE Fórum Europa, el comisario europeo de Cambio Climático y Energía declaró  que sus contactos con estos fondos de inversión le han confirmado que “la generación tradicional (fósiles) no tendrá ya esos parámetros de inversión” y que se asistirá a “una auténtica revolución” en favor de las energías renovables.

El comisario europeo de Cambio Climático y Energía, Miguel Arias Cañete, ha asegurado que el cumplimiento de los objetivos de reducción CO2 acordados en la pasada COP21 de París está cambiando los patrones de inversión de los grandes fondos soberanos, “que ya están desinvirtiendo en energías fósiles” para apostar por las renovables. En su participación en el EFE Fórum Europa, Arias Cañete subrayó que sus contactos con estos fondos de inversión le han confirmado que “la generación tradicional (fósiles) no tendrá ya esos parámetros de inversión” y que se asistirá a “una auténtica revolución” en favor de las energías renovables. “Vemos hasta cómo Abu Dhabi apuesta por energía solar y renovable”, dijo al respecto. De esta manera, el comisario destacó que la pasada COP21 de París supone “un cambio histórico de mentalidad” en la forma en que se va a producir energía en el futuro, con el objetivo de la descarbonización de las economías en el horizonte del año 2050. “Los compromisos de París nos van a obligar a hacer procesos de descarbonización y van a cambiar todas nuestras inversiones en el futuro”, dijo. A este respecto, Arias Cañete aseguró que la cumbre París tiene una importancia “mucho más allá de un acuerdo multilateral”, ya que marca el compromiso de todos los países del mundo de hacer un cambio en su ‘mix’ energético. Así, señaló que estos compromisos alcanzados en la COP21 suponen “un cambio revolucionario” y abre “muchas oportunidades de negocio”, con unas consecuencias económicas que la Agencia Internacional de la Energía (AIE) cifra en unos 13,5 billones de dólares (unos 11,9 millones de euros) de inversión. “Son unas 800.000 millones de dólares unos 705.000 millones de euros) al año de inversión, lo cual abre muchas oportunidades para las empresas españolas. Estas cifras no se pueden hacer con dinero público y requieren la movilización del sector privado”, destacó. Arias Cañete cifró en unos 200.000 millones de euros anuales las necesidades inversión del sector energético en Europa, “que no se están produciendo”, por lo que apuntó a la importancia para que esto sea posible de la puesta en marcha del denominado ‘plan Juncker’. Respecto a España en materia de renovables, el comisario afirmó que es un país “con un gran potencial”, aunque aseveró que su gran problema es las interconexiones. “Tenemos mucha variabilidad, pero la imposibilidad de exportar la energía sobrante. Yo estoy trabajando para interconectar toda la UE y que haya un mercado único. Si solucionamos las interconexiones, España tiene mucha más capacidad”, añadió al respecto.

3 de mayo de 2016