Mineria

En promedio, el 70% del costo de la operación en las mineras corresponde a energía.

El consumo esperado de energía para el total de la minería crecería 80% a 2025, pasando de 21,9 TWh a 39,5 TWh (que equivale a un millón de MWh), según informe de Cochilco, Comisión Chilena del Cobre. Ello, considerando el escenario más probable de producción de cobre a 2025; que contempla que las faenas actuales sigan operando y que un porcentaje importante de los proyectos en ejecución, factibilidad y prefactibilidad -que considera el organismo en su cartera de inversiones-, entre en operación a esa fecha.

En este escenario, del total de la energía demandada a 2025, un 30% se explicaría por el aumento del consumo de agua, que se prevé crecerá 66% para la próxima década respecto de 2014. El incremento de esta demanda será abastecido en 76% por agua de mar, mientras que el resto lo suplirá el agua fresca, indica Cochilco.

Las concentradoras en la minería son las que más utilizan energía en la industria, pero es precisamente la desalinización e impulsión de agua donde radica el mayor incremento entre 2014 y 2025, señala el documento.

Hacia 2021 se proyecta una inversión cercana a los US$ 10 mil millones en instalaciones de este tipo. En casi todos los lugares donde se insertan los yacimientos mineros existe escasez de agua.

Múltiples empresas mineras han optado por ser socias o construir ellas mismas sus proyectos de energía, en su mayoría de fuentes renovables no convencionales -solar y eólico, principalmente- para abastecer de energía sus procesos productivos. El informe concluye que este modelo de negocios seguirá creciendo en la medida en que aumenten los proyectos de inversión mineros y la energía siga siendo uno de los insumos que inciden con mayor fuerza sobre sus costos de producción.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *