Parquesolar

Según informe de la ONU, en el país inversión llegó a US$ 3.400 millones, 151% más respecto a 2014.

La inversión en energías renovables más que duplicó el gasto en carbón y gas en 2015, de acuerdo al último reporte “Tendencias globales en inversión en energías renovables 2016”, producido por el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma), Bloomberg New Energy Finance y la Escuela de Frankfurt.

De acuerdo al informe, la inversión en energías renovables -excepto hidroeléctrica- durante el año pasado alcanzó un nuevo récord al ascender a 285,9 mil millones de dólares, un 5% más que en 2014 y seis veces más que lo que se gastaba en el área en 2004.

Chile aparece destacado entre los diez países que más invirtieron en el área, con un crecimiento de 151% respecto de 2014, ascendiendo a 3.400 millones de dólares. Cerca de 2.200 millones de dólares fueron para la energía solar.

“Esta información viene a confirmar la capacidad de las empresas de ERNC que operan en Chile para desarrollar y construir sus proyectos, a pesar de que aún persisten algunas barreras que los obstaculizan, como es el caso del insuficiente desarrollo del sistema de transmisión del país”, dice Carlos Finat, director ejecutivo de la Asociación Chilena de Energías Renovables (Acera).

De acuerdo al ejecutivo, la industria tiene en construcción más de 2.500 MW de este tipo de plantas en el país, que entrarán en servicio dentro de lo que resta de 2016, 2017 y parte de 2018.

El impulso de China

En el mundo, de los 253 gigawatts (GW) agregados al sistema en 2015, 134 GW fueron energías renovables, excluyendo a la hidroelectricidad, dice el reporte, lo equivalente a 53,6% de toda la capacidad de generación de energía completada en ese año. “La primera vez que ha representado una mayoría”, señala. Del total renovable, 62 GW fueron energía eólica y 56 GW solar fotovoltaica.

“Las energías renovables son cada vez más centrales en nuestro estilo de vida bajo en carbono y las inversiones récord en 2015 son una prueba más de esta tendencia”, dijo el director ejecutivo del Pnuma, Achim Steiner en un comunicado de la ONU. “Es importante destacar que, por primera vez en 2015, las inversiones en energías renovables fueron más altas en los países en desarrollo que en los desarrollados”, agregó.

Ello, principalmente gracias a China y África, donde la inversión podría seguir creciendo en los próximos años.

Entre las ventajas de las renovables para los países en desarrollo, está la rapidez de su construcción. Una granja eólica puede tardar nueve meses en ser construida y un parque solar entre tres y seis meses, mientras una planta a carbón o gas puede tomar varios años y una nuclear mucho más tiempo. “Entonces, los países desarrollados en urgencia por nueva capacidad podrían optar por su velocidad. Y, mientras los costos del combustible fósil han estado bajando, las renovables, y especialmente la solar, se ha estado volviendo más competitiva”, explica el informe.

Para los próximos 10 ó 20 años se espera una mayor entrada a África, cuya población está creciendo y hay muchas zonas donde aún no hay acceso a electricidad, a pesar de tener ventaja en recursos naturales como el sol, viento, biomasa y geotermia.