Solarcoquimbo

Con la caída del precio del cobre la producción del metal disminuyó y se redujo la demanda de energía de las grandes mineras.

La caída mundial de cobre, está ayudando a poner frenos al mercado de energías renovables de más rápido crecimiento en en América Latina. Esa es la conclusión de un extenso reportaje de Bloomberg, reproducido por El Mostrador.

El influyente medio dice que la crisis del cobre puso frenos al mercado de energías renovables de crecimiento más rápido en América Latina. Explica que con los precios del metal a la mitad de lo que eran hace cinco años, la producción disminuyó y se redujo la demanda de energía de las grandes mineras. El problema es que ahora hay exceso de oferta en una región a miles de kilómetros de los centros de población.

Chile, el mayor productor de cobre del mundo, ha ido sumando paneles solares y turbinas de viento durante los últimos dos años para suministrar energía a las operaciones de las mineras en medio del desierto de Atacama.

“El primer auge de las energías limpias ha terminado”, dijo Carlos Barría, ex-jefe de la división de energía renovable del gobierno, profesor de la Universidad Católica. “Vamos a ver un menor número de nuevos proyectos.”

Mientras que las instalaciones solares se triplicarán este año, lo que refleja los proyectos financiados antes de la caída del precio de la energía, los bancos ya no están financiando nuevos proyectos, lo que significa que el número de nuevos paneles en 2017 caerá en un 66 por ciento, según los cálculos de Bloomberg. Y este año las nuevas instalaciones de turbinas de viento caerán en 62%, luego que en los últimos dos años se sumaron 900 megavatios al sistema.

Expansión del Norte

La mayor parte de la nueva capacidad se ha construido en la región norte de un país que se extiende a más de 4.200 kilómetros (2.600 millas) a lo largo del Océano Pacífico desde Perú al Océano Antártico de la Antártida.El problema es que no hay líneas de transmisión para conectar la electricidad generada por la industria minera -que utiliza un tercio de la energía de Chile- a la red de energía que sirven a las zonas más pobladas en la parte central del país, o más al sur.

Según datos del ministerio de Energía, el precio de la electricidad en Chile cayó el año pasado a US$ 104 por megavatio hora, lo que representa un 34% desde 2013.

Los precios en el mercado regulado también están cayendo, cumpliendo una promesa por parte del gobierno para reducir los costos de energía. “Hay un exceso de capacidad en el norte de Chile y los precios están bajando,” afirmó Rafael Mateo, director general de la unidad de energía de Acciona SA, que ya cuenta con un parque eólico en Chile. La empresa española quiere tener 1 gigavatios de capacidad de energía renovable para el año 2020 en el país.

El exceso de cobre y la desaceleración de la demanda mundial son los factores claves. La producción total del país en los dos primeros meses del año fue un 6,7% inferior a la del mismo periodo de 2015, según el Instituto Nacional de Estadística.

La Sociedad Nacional de Minería estima que las necesidades de electricidad de la industria aumentarán en un 54% en la próxima década, frente a una previsión de 80% en 2014. “El consumo sigue creciendo, pero no al mismo ritmo que antes,” dijo Alvaro Merino, gerente de Sonami.

Eso ha alterado la economía de nuevas plantas de energía, especialmente aquellos proyectos que no pueden asegurar contratos a largo plazo para el suministro de los clientes. “El financiamiento de la energía solar en Chile ahora es una cosa difícil porque la mayoría de ellos (proyectos) está en el norte”, dijo Rodrigo Violic, responsable de finanzas de proyectos de Banco Bice. “De ahora en adelante, no todos los proyectos obtendrán contratos de financiamiento.”

El gobierno todavía sigue adelante. Se quiere reducir las emisiones de carbono, y se dirige a un 70% de su energía procedente de fuentes limpias en 2050, un aumento de siete veces. “En dos años de gobierno hemos duplicado el número de parques de energía renovables en construcción”, dijo el ministro de Energía Máximo Pacheco en una entrevista en su oficina en Santiago. “Casi la mitad de todos los proyectos que estamos construyendo son de fuentes limpias.”

Más poder

Según Bloomberg, a febrero había 52 plantas de energía limpia en construcción en Chile, con una capacidad total de 2,8 gigavatios. El plan es que se sumen aproximadamente 4,7 gigavatios de nueva capacidad en los próximos tres años.

El gobierno está desarrollando proyectos de transmisión para conectar las dos redes principales para el año 2017, y está planeando una línea de 3.000 kilómetros que unirá las plantas de energía renovable, en el norte hasta el sistema de distribución principal en 2018. Hasta entonces, habrá una falta de correspondencia entre la oferta y la demanda, lo cual es una mala noticia para los desarrolladores de plantas.

“Simplemente no puede tener tantos desarrolladores en el mismo lugar”, dijo el ejecutivo de Acciona. Y critica que en Chile la industria creció en forma desordenada.

27 de abril de 2016