Termonuclear

Los convenios contemplan la construcción de la cuarta y quinta central nuclear para generación de electricidad, con una inversión que rondará los US$15 mil millones.

Los nuevos acuerdos nucleares que firmaron Argentina y China este lunes en, Antalya, Turquía tienen una importancia histórica, destacó el ministro argentino de Economía y Hacienda, Axel Kicillof, uno de los funcionarios que presidieron la ceremonia.

Los dos convenios para el uso pacífico de la energía atómica contemplan la construcción de la cuarta y quinta central nuclear para generación de electricidad, con una inversión que rondará los US$15 mil millones.
Esos acuerdos que son parte de las relaciones estratégicas integrales que llevan adelante ambos países fueron refrendados por Kicillof; el ministro de Planificación Federal, Julio de Vido, y el canciller Héctor Timerman, reporta desde Antalya la agencia de noticias Télam.
Por el gobierno chino hizo lo propio el presidente de la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma de China, Xu Shi Shao.
“Estas son dos centrales que van a tener un componente nacional muy alto y todo lo que se ha realizado en estos doce años se va a capitalizar en los próximos avances en términos nucleares”, concluyó Kicillof.
En sus declaraciones que también fueron distribuidas por el servicio informativo de la Presidencia, Kicillof precisó que el sábado último se suscribió, en Beijing con el banco ICBC, los Términos de Referencia del financiamiento para la construcción de la cuarta termoeléctrica atómica.
El esquema de financiamiento tiene un plazo de 18 años por un 85% del total del proyecto, a un costo financiero total menor al 6,5 por ciento anual.
En tanto, el ministro de Planificación, Julio De Vido, enfatizó que “esta central significará para Argentina un ahorro de 15 mil millones de dólares en la compra de combustibles fósiles por año”, citó el servicio informativo MinutoUno.
Las características de la cuarta central que se instalará en el partido bonaerense de Lima, en la zona en que están los complejos atómicos de Atucha contempla la generación de energía a través de tubos de presión tipo CANDU de desarrollo nacional con una potencia de 700 MW.
La quinta central tiene como característica sobresaliente el uso de un reactor ACP1000, que generará 1000 MW cuando entré en potencia plena, anticipó De Vido.
El valor previsto para la Cuarta Central nuclear es de cinco mil 994 millones de dólares, y tendrá un 62% de componentes de origen argentino y 38 de origen chino, señala Télam.
Los medios especificaron además, que la central termonuclear tendrá un reactor de agua pesada, fabricado con más de un 70% de componentes argentinos, lo que impulsará fuertemente la industria nacional en este complejo campo tecnológico.
El diseñador, arquitecto-ingeniero, constructor y operador de la futura central será la agencia Nucleoeléctrica Argentina. De esta forma -acota Télam- se aprovechará las capacidades locales que fueron recuperadas para la terminación de la Central Nuclear Néstor Kirchner.
La parte china cooperará proveyendo equipos, componentes y servicios que resulten necesarios importar, además de materiales que requiera la industria argentina para fabricar localmente los componentes destinados al proyecto.